Es viernes y hoy se sale antes del trabajo, así que me dará tiempo a llegar a casa y cocinar… o eso era en teoría, he tenido que terminar unas cosas urgentes y eso me ha llevado más tiempo, por lo que he salido un poco fuera de hora.

Al final me han dado las cuatro, y tengo un hambre criminal, así que nada, a coger el metro y llegar a casa. Lo fácil sería coger la primera cosa comestible que viera por ahí tirarme en el sillón a dejarme atontar por la tele, pero no, prefiero comer bien y luego ya si eso me echaré un rato, que hoy, ya digo, es viernes y habrá que coger fuerzas para la noche. Tampoco puedo hacer nada muy elaborado, porque mi estómago puede reventar, así que tendré listo un buen plato en 20 minutos: Huevo escalfado sobre sepia y patatas fritas y voy a hacer de sobra para dos personas, más que nada por si alguien quiere en casa.

 

Ingredientes (para 2)

– 2 patatas

– 1 sepia entera

– 2 huevos

– 1 pizca de sal y pimienta

– aceite de oliva y vinagre

Preparación

Empecemos por las patatas, tenemos que pelarlas completamente  y meterlas en agua unos minutos para ablandarlas. Mientras tanto limpiamos la sepia bajo el grifo, nada de tiempos muertos ;). Una vez esté limpia ya nos ponemos con las patatas, tenemos que cortarlas en rodajas muy muy finas (como de unos 2 milímetros) para freírlas así y hacerlas a pegote, por lo que las freiremos en abundante aceite.

Una vez esté caliente el aceite metemos las patatas previamente cortadas y las dejamos dos minutos sin hacer nada con ellas, pero aprovechamos para cortar la sepia ya limpia en tiras, preferiblemente muy finas, a modo casi de tallarín gordo, pero eso ya al gusto de cada uno, se hacen mejor y más rápido cuanto más fino sea.

Movemos las patatas de tanto en tanto para que no se apelmacen demasiado y se quede convertido en un bloque único de patata y además que no se tuesten en exceso. Una vez terminemos con las patatas, las reservamos en un plato con papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.

Ponemos a calentar agua en un cazo pequeño con unas gotas de vinagre (un chorrito) para posteriormente pochar los huevos. Mientras llega a ebullición, salteamos las tiras de sepia en una sartén con un poco de aceite, sal y pimienta. Más o menos a la vez estarán las dos cosas listas, es decir, el agua en ebullición y el salteado listo, apartamos la sartén del fuego y reservamos la sepia.

Para los huevos escalfados (o poché) simplemente hay que abrir el huevo (como si lo fuerais a freír) y verterlo en el cazo con agua y vinagre (éste no es opcional, si queréis que se haga tiene que haber unas gotas en el agua). En seguida veréis como empieza a hacerse, la clara comenzará a cuajarse antes, pues rápidamente y con ayuda de una espumadera hacéis que envuelva a la yema, y lo dejáis cocer durante 3 minutos.

Aprovechando este tiempo, podéis empezar a emplatar. Simplemente, ponéis un lecho de patatas fritas, encima de este la sepia cortada en tiras, y posteriormente y cuando ya lo hayáis sacado del agua hirviendo, el huevo pochado, para coronar la estructura.

Y listo, un plato vistoso, muy bueno, y que os dejará muy a gusto, os lo digo yo. ¡A comer!

Resultado

Mejor lo veis en imágenes, aquí lo tenéis, el momento de mayor tensión es coronar con el huevo con miedo a que se rompa la yema, aunque con un huevo pochado es realmente difícil que eso ocurra si habéis envuelto bien la yema con la clara. Si habéis hecho todo secuencialmente, no tardaréis más de 20 minutos porque se aprovechan muy bien los tiempos muertos existentes entre algunos pasos. ¿Cuánto cuesta? Pues así echando cálculos…menos de 2,50 € por persona. Y otra cosa, podéis cambiar la sepia por calamar perfectamente, e incluso por gulas al ajillo, por ejemplo y os sale un plato que estará para chuparse los dedos y que haréis en un abrir y cerrar de ojos.

Te puede interesar
6 de 8