Preparación: < 10 min  Cocción: 40 min  Dificultad: 1/5   Raciones: 10-12  Coste: < 3 €

¿Os acordáis de unos bizcochitos que se llamaban Tigretones? Pues, para los que los recordéis, darle un mordisco a este bizcocho de chocolate y vino de Oporto es como viajar de regreso a la infancia y, para los que no, es muy probable que pase a convertirse en vuestro bizcocho de chocolate favorito.

Y es que no sé por qué pero a los bizcochos de chocolate, el alcohol -que se evapora durante la cocción- les sienta de maravilla, otra buena prueba de ello es el bizcocho de cerveza Guinness.

Ingredientes

  • Harina de trigo, 175 g
  • Cacao en polvo azucarado tipo ColaCao o Nesquik, 100 g
  • Levadura Royal, 1 sobre
  • Aceite de girasol, 150 ml
  • Vino tinto de Oporto, 150 ml
  • Huevos M, 4
  • Azúcar, 175 g
  • Azúcar glass, para decorar

Bizcocho de chocolate y vino de Oporto

Preparación del Bizcocho de chocolate y vino de Oporto

  1. Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.
  2. Batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen, lo mejor es hacerlo con unas varillas eléctricas.
  3. Añadimos el aceite en forma de hilo batiendo con unas varillas manuales hasta que esté bien integrado.
  4. Añadimos el vino de Oporto y lo integramos.
  5. Mezclamos la harina con el cacao en polvo y la levadura Royal y lo tamizamos sobre la mezcla anterior.
  6. Batimos delicadamente con unas varillas manuales hasta obtener una crema homogénea y sin grumos.
  7. Forramos un molde con papel de horno (yo he usado uno cuadrado de 25 cm de lado) y echamos en él la mezcla.
  8. Horneamos durante unos 40 minutos y comprobamos si está listo pinchando con un palillo de brocheta, si sale limpio lo sacamos del horno y si no, lo dejamos 5 minutos más y volvemos a comprobar.
  9. Cuando esté listo lo sacamos del horno, esperamos 10 minutos, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.
  10. Cuando esté frío espolvoreamos con azúcar glass.

Bizcocho de chocolate y vino de Oporto

Resultado

Este bizcocho de chocolate y vino de Oporto, aparte de ser facilísimo de preparar, es éxito asegurado en cualquier desayuno o merienda o mismamente para acompañar el café de después de comer. Resulta tan ligero que lo difícil será tomar solo un trozo.

Te puede interesar
14 de 15