Acabas de llegar del trabajo y te pasas por el supermercado antes de llegar a casa. Tienes una lista con las cosas que necesitas comprar y te permites el lujo de añadir un par de caprichos por el camino. Llegas a la zona de las cajas con el carro lleno y llega  el peor momento de todos: Elegir la cola más rápida. Echas un vistazo rápido para tratar de adivinar  cuál irá con más agilidad.

Hay una con un carro repleto de cosas, otra con varias personas con compras pequeñas, en otra hay una familia con niños pequeños…

Como si se alinearan los astros contra ti, siempre acabas en la cola más lenta.

No importa cuál hayas elegido. Como si se alinearan los astros contra ti, siempre acabas en la cola más lenta. Ves como la gente que llegó después de ti ya están saliendo por la puerta. A ti, mientras tanto, te quedan aún dos por delante. Esto es algo muy frustrante que nos sucede habitualmente en los supermercados y que nos puede provocar altos niveles de estrés. 

Pero tranquilo, todo esto tiene una explicación y, por supuesto, una solución.

Hay una cosa que debes saber, un secreto que hasta ahora estuvo muy bien guardado. Tú no tienes mala suerte ni las estrellas se alinean contra ti, pues hay formas de elegir la cola más rápida y te lo vamos a contar.

3 consejos para elegir la cola más rápida en un supermercado

Con 3 simples consejos notarás cambios en las colas de supermercado. Y es que con estas ideas muy sencillas entenderás cómo funcionan las colas. Así podrás prevenir los atascos en el supermercado.

1: Fíjate en los productos que lleva la gente que está en la cola y en sus edades

Debemos tener en cuenta el tipo de productos que llevan las personas que están por delante de nosotros en la fila del supermercado. Si llevan muchos productos que son iguales la compra irá más deprisa, aunque abulte mucho más que otra cesta con menos cosas. No te dejes llevar por las apariencias.

Las personas mayores o los padres que van con sus hijos pequeños son los que más tardan en pagar

Por otro lado, las personas mayores o los padres que van con sus hijos pequeños son los que más tardan en pagar. Son los solteros o los jóvenes universitarios que viven solos los que se muestran más ágiles en este paso. Suelen ir con el dinero preparado desde la cola y no se demoran ni un solo segundo en charlar con el cajero.

2: Ponte detrás del carro lleno

Aunque lo primero que pensamos es en huir de los carros grandes que están muy cargados, deberíamos pararnos a reflexionar. Todo el mundo se aleja de este tipo de personas que hacen en un solo día la compra de todo un mes. Sin embargo, debes tener en cuenta que donde se pierde más tiempo es en el momento del pago, con las vueltas, las tarjetas de socios, los descuentos y demás. Por lo tanto, un carro con 100 productos va más rápido que cinco personas comprando 20 cosas. 

3: No te agobies, intenta distraerte con algo mientras esperas tu turno

Este es el mejor consejo que podemos darte. A fin de cuentas todos los que compramos en los supermercados estamos en la misma situación. Lo peor que puedes hacer es darle vueltas a la cabeza y estresarte. Intenta distraerte con cualquier cosa que veas: ponte a charlar si la situación lo permite, juega a calcular cuánto costará tu compra… y paciencia.


fila-playmobil

La fila única, el mejor invento

Esta cola es más ágil y más justa. Los compradores se colocan en el orden en el cuál llegaron y la fila nunca se detiene. Si en una caja hay un problema no se entorpece a los demás ya que siguen en el resto de cajas. Aunque de primeras pueda parecer interminable, sonríe si han puesto este sistema en tu supermercado más cercano. Eso significa que perderás menos tiempo.

Si te han parecido buenos estos consejos para elegir la cola más rápida en un supermercado, prueba su funcionamiento en tu próxima visita al supermercado. Cuéntanos qué tal la experiencia y si conseguiste bajar los tiempos de espera. Te esperamos en Cocinillas.

Fuente: El País

Te puede interesar
10 de 15